El lugar del niño y el concepto de infancia | Cecilia Satriano

Versión para impresiónVersión para impresión

Resumen

En los primeros años de la vida del ser humano se aprende por medio de la socialización y la culturización, los modos típicos de la supervivencia. Donde se deben regular las distintas acciones de la vida social, construyendo estrategias de relación con los otros. Donde se deben internalizar los elementos que configuran el vínculo entre éste, los otros y la naturaleza. Por esta razón, se plantea analizar las diferencias existentes del concepto de niño e infancia en distintas épocas, con el propósito conocer los cambios producidos en la significación parental y social.

El concepto de infancia actual valoriza el período inicial de la vida y representa una adquisición tardía en la historia de la humanidad. Freud destacó y privilegió el lugar de la niñez y su correspondencia con la vida adulta, destacando el acceso a una estructuración de la vida psíquica y su perpetuación a lo largo de toda la vida de la persona. La niñez fue nombrada, investida, reconocida y hasta idealizada.

Determinantes históricos del niño. Lugar de la infancia

El concepto de infancia mantienen diferencias de acuerdo sea abordado por la psicología, historia, la antropología, la sociología, la pedagogía, e incluso la medicina. De todas estas, la pedagogía fue la única que produjo un discurso de la infancia, precisamente en el contexto escolar, ámbito donde se promueven los marcos disciplinares.

A partir de los siglos XV a XVII aparece el concepto de infancia produciendo una de las transformaciones más profundas de la sociedad occidental. La infancia deja de ocupar su lugar como residuo de la vida comunitaria e indiferenciado del mundo adulto.

Phillipe Ariés es quien en 1960 y, desde el ámbito de la historia y la demografía, afirma que la infancia es una construcción histórica moderna. Destaca que el "sentimiento de infancia" surge a partir del siglo XV en Europa, debido a las nuevas formas del tráfico comercial y la producción mercantil. Estos hacen eclosión finalizando la Edad Media, con una lenta transformación de actitudes, sentimientos y relaciones frente a la infancia. Esta mutación va a acompañada de una revolución demográfica de la Europa del siglo XIX.

En esos momentos, se producen cambios en las responsabilidades atribuidas a los más pequeños, inspirando amor, ternura, preocupación; y necesidad de amor y educación.

El niño comienza a ser percibido como un ser inacabado y carente, con necesidades de resguardo y protección. Todos estos deberes tienen como responsables a la familia.

Anterior a estas transformaciones era muy difícil comprometerse afectivamente con un niño, porque existía una alta mortalidad infantil. La razón es que era preferible no comprometerse afectivamente con el niño hasta que hubiera un mínimo de garantía de sobrevivencia. John Illick comenta que: "en la Edad Media se ponía el mismo nombre a dos hermanos, que se distinguían después por el apelativo de mayor o menor. En los comienzos de la Edad Moderna esta costumbre había caído en desuso, pero se ponía el nombre de un niño que había muerto, al niño que había nacido después (1987)(1).

La perspectiva moderna de la niñez produjo un rechazo a la enfermedad infantil y se comienza a prodigar los cuidados necesarios a los niños enfermos, con lo cual baja la mortalidad. Cuando la infancia deja de ocupar su lugar como residuo de la vida comunitaria, empieza a formar parte del cuerpo colectivo. Esta nueva perspectiva es una construcción social que concibe al niño como un cuerpo sujeto al poder ajeno a él, que necesita ser educado y que es dependiente de los adultos.

Aparece el amor maternal, sentimiento que normalmente es proyectado en la actividad docente femenina, signado en gran medida en las funciones de la maestra y de la madre. Esta condensación marcó uno de los más importantes indicadores del mecanismo de alianza entre la escuela y la familia modernas.

La situación de carencia y dependencia implicó un sometimiento al mundo del adulto. Pero también, esta situación de la infancia se trasladó a la producción de un discurso pedagógico como el expresado por Jean Rousseau en el Emile, configurando la pedagogía moderna. En este libro, la infancia es una etapa que antecede a la adultez, el niño es esencialmente carente de razón por lo tanto factible de educabilidad. Rousseau reivindica el lugar de la infancia y trata de normatizar su existencia utilizando a la educación como el instrumento que hace posible esta transición.

El paso del niño a la adultez se va dando de forma natural: de la dependencia a la autonomía, de la carencia de razón a la razón adulta. El nacimiento del hombre está signado por la capacidad de aprender. La tabula rasa aquí no es total, no habrán de imprimirse conocimientos en ella sino a partir de una capacidad natural.

La falta de razón constituye una forma de desamparado y el amparo paterno da derecho a ser obedecido suponiendo la autoridad adulta. Rousseau planteaba que el adulto debe otorgar libertades al niño en función del respeto a la naturaleza infantil, pero esto es siempre una gracia, una concesión librada a favor de un correcto desarrollo humano.

La asimetría en la relación niño – adulto acaba en una simetría que disuelve la etapa infantil. Este autor se esfuerza por presentar modos "naturales" de acción sobre la infancia, modos que la reconstruyen palmo a palmo al mantener y conservar el sesgo de la situación heterónoma. Se considera al niño como un ser amoral, compuesto de pura necesidad y con problemas gregarios, con ausencia de juicio; por lo tanto debe aprender del adulto.

El niño pasa a convertirse en objeto de estudio y la infancia es dominada por el medio adulto; cambia su obediencia por protección y educación.

Es a partir de esta dependencia que surge un incontenible deseo epistemológico: voluntad de saber acerca de las zonas inexpugnables del cuerpo infantil. La conducta, el pensamiento, el lenguaje, los juegos, la sexualidad deben ser estudiados a fin de proceder en al educación de los niños de acuerdo a lo que es propio de la infancia.

Desde la Edad Media a la Modernidad

En la Edad Media no existía la medición cronológica de la vida de cualquier ser humano. Recién posteriormente la edad pasa a ser una variable entre lo observable y lo medible, estableciéndose la medias y las medidas estadísticas.

Comienzan a delimitarse los espacios entre lo normal y lo patológico, como así también entre lo que se consideraba correcto de lo incorrecto respecto al espacio pedagógico.

Estas consideraciones se extendieron a otros ámbitos como el arte. Recién en el siglo XVII se representa la infancia en la pintura. Ariès comenta que: "el arte medieval no conocía la infancia o no trataba de representársela; nos cuesta creer que esta ausencia se debiera a la torpeza o a la incapacidad. Cabe más bien pensar que en la sociedad no había espacio para la infancia" (1987)(2).

En el Renacimiento, la Iglesia empezó a propiciar el reconocimiento del niño, alentando la lactancia materna como un elemento importante para su sobreviviencia y la relación afectiva mutua entre madre e hijo.

En ese sentido el arte religioso, a través de la iconografía cristiana tuvo enorme influencia en los cambios en la relación madre hijo.

Otro factor que contribuyó a la posibilidad de esta nueva figuración de la niñez en el siglo XIX, fue el avance de la medicina y todo lo relacionado con la prevención de las enfermedades infecto-contagiosas, que eran las de mayor incidencia en la mortalidad infantil. Si bien coinciden algunos autores que la niñez es un invento moderno, discrepan diciendo que es el resultado histórico de un conjunto de prácticas promovidas desde el estado burgués que a su vez, lo sustentaron.

En este sentido, la modernidad produce un primer movimiento de recorte, de segregación para restituir la niñez a la sociedad, pero con un nuevo status: segregación y restitución inseparables en el tiempo. Un ejemplo de esto se encuentra en la actualidad.

Las prácticas estatales burguesas produjeron las siguientes significaciones: la idea de inocencia, la idea de docilidad, la idea de latencia o espera.

El opuesto de la figura del niño como consumidor es el niño de la calle, figura que también tiende a abolir la imagen moderna de la infancia. Si el niño trabaja para un adulto esta situación también borra la diferencia simbólica entre ambos. La idea de fragilidad del niño, que operaba como una razón moderna de exclusión de la infancia del mundo del trabajo, es una producción histórica ya extenuada.

Nuestra época asiste a una variación práctica del estatuto de la niñez; como cualquier institución social, la infancia también puede alterarse, e incluso desaparecer. La variación práctica que percibimos está asociada a su vez, sufriendo las dos instituciones que fueron las piezas claves de la modernidad: la escuela y la familia.

Esta variación hunde sus raíces en las numerosas prácticas que produjeron en la cultura, el vertiginoso desarrollo del consumo y la tecnología.

El cachorro humano que hoy existe está en posición de real rebeldía para aquellas prácticas y discursos tradicionales. Este carece de significación instituida.

Las prácticas de conservación de los hijos, el higienismo, la filantropía y el control de la población dieron lugar a la familia burguesa. La escuela y el juzgado de menores también se ocuparon de los vástagos: la primera, educando la conciencia del hombre futuro, el segundo promoviendo la figura del padre en el lugar de la ley, como sostén simbólico de la familia.

Por lo tanto, no hay infancia si no es por la intervención práctica de un numeroso conjunto de instituciones modernas de resguardo, tutela y asistencia de la niñez.

En consecuencia, cuando estas instituciones tambalean, la producción de la infancia se ve amenazada.

En los últimos cuatrocientos años, la sociedad moderna ha generado esta modalidad específica de inversión de sus esfuerzos para formar a las nuevas generaciones, organizando esos aprendizajes e internalizaciones de un modo diferente a los anteriores.

La escuela del medioevo incorporaba estudiantes sólo para permitirles conocer el saber eclesiástico o mercantil. En cambio, la escuela moderna se situó como un espacio para la infancia.

Este nacimiento de la infancia trajo el alejamiento del niño en relación con la vida cotidiana de los adultos, siendo la escuela quien contribuye a este alejamiento.

Mientras que para la época clásica, la relación paterna filial suponía solamente obligaciones por parte de éstos. La época moderna instala la reciprocidad y por consiguiente los deberes de los padres frente a los hijos. Nuevos problemas aparecen en la conjunción de los procesos de escolarización e infantilización tal como veremos en nuestra práctica institucional.

En este sentido, para Ariés, los conceptos de infancia, familia y escuela representan procesos paralelos pero enlazados por las relaciones recíprocas que mantienen entre sí.

La escuela y la familia

A partir del siglo XVII, la escolarización de la infancia implica la infantilización de una importante fracción de la sociedad europea. La escuela moderna permite la existencia del actor, del cuerpo infantil y opera a partir de una suerte de violencia, al dividirlos en edades y estableciendo distintos saberes, experiencias y aprendizajes para cada uno de estos niveles.
La pedagogía se convierte en subsidiaria de conceptos generales relativos a la niñez y como constructora de categorías concernientes al alumno. Esto aleja al niño de los adultos y posesiona a la infancia como un nuevo cuerpo social.

Foucault planteaba que lo que garantiza la permanencia de la niñez en la escuela es la disciplina. Implica una manipulación del cuerpo infantil que se educa, que obedece y se le da forma, tratándose de un cuerpo dócil y maleable, permitiendo un control minucioso del cuerpo del niño, un disciplinamiento. Es así que el nacimiento del sentimiento de infancia coincide con la multiplicación del los discursos normativos.

En este sentido, la pedagogía va a ser la disciplina que va a categorizar la infancia por medio del discurso pedagógico. Esta perspectiva de infancia reaparecer en la época del auge de la cultura escrita y es la escuela como institución social la que reconquista sus derechos y se difunde a partir del siglo XII.

La escuela como institución social, es la que se instala para cumplir una de las formas de la sociabilización. Razón por la cual la pedagogía es la que instala un discurso acerca del niño.

La Revolución Industrial produjo una creciente demanda de operarios, técnicos y profesionales para atender y perfeccionar la maquinaria que incrementaría la producción. Esto suscitó la necesidad de educar y capacitar a niños y jóvenes, con vistas a un futuro productivo.

Para algunos autores, la relación escuela-familia representa el encierro del cuerpo infantil en esta institución, la cual surge concurrentemente con el sentimiento moderno de infancia.
Los niños que quedan por fuera de los espacios institucionalizados socialmente (familia y escuela) pasan a conformar el ámbito de la minoridad, tales como: 1) los hijos naturales y de prostitutas, 2) los de madres solteras, 3) los hijos menores, 4) las hijas mujeres, 5) los huérfanos, 6) los defectuosos, 7) los deficientes mentales y 8) los "engendros".

La operación que transfiere la educación familiar a la escolarización más masiva, sucede porque no alcanza la acción del padre para educar correctamente a los hijos.

Se incorpora el conocimiento científico, expresado en los especialistas-docentes y sus métodos racionales, actuando ordenadamente sobre la niñez.

Esto representa el traspaso de lo privado (la educación infantil) a la esfera publica, contrato tácito entre los padres y los maestros que permite la universalización de la educación.

El docente es el portador de saberes que basa su mando y autoridad en una legitimidad, basada en sus conocimientos. Los docentes son quienes determinan que alumnos son buenos y cuáles malos.

La pedagogía es el campo disciplinar que caracteriza a la infancia. La acción del niño será juzgada y corregida en relación con los instrumentos teóricos construidos para intervenir en ella.

El lugar de la infancia en la actualidad

El consumo generalizado produce un tipo de subjetividad que hace difícil el establecimiento de la diferencia simbólica entre adultos y niños. El acceso indiferenciado a la información y al consumo mediático distinguen cada vez menos las clases de edad.

En la actualidad, tanto este concepto de infancia como el discurso pedagógico han declinado. Se asiste a una decadencia de la pedagogía moderna: el fin de la infancia caracterizada por el quiebre del modelo de dependencia y heteronomía respecto del adulto.

Si bien el docente continúa siendo un componente central en el funcionamiento escolar. La diferencia radica en que el docente se encuentra bajo sospecha, deslegitimado como "el que ocupa el lugar del saber".

Ya no existen los malos alumnos sino que las patologías son trasladadas a las instituciones y/o docentes. Ya no hay un método incuestionable para la enseñanza, sino métodos que conviven y divergen.

En estas épocas, el conocer no se hallan únicamente en el ámbito escolar; la escuela ya no es el notable ámbito de transmisión de conocimientos. El lugar del docente como lugar exclusivo del saber se pone en cuestión por varias razones, algunas son técnicas como la aparición de los medios electrónicos de comunicación. Otros son procesos que apuntan al interior del gremio y las políticas de educación.

El discurso pedagógico indica al maestro que debe aceptar y comprender la existencia de una multiplicidad de opciones culturales. Esto resiente la posición de autoridad y referente del saber.

Entonces el modelo de dependencia y heteronomía respecto al adulto está quebrado. El niño se convierte en un ser independiente y con sus propias reglas, negando los límites y normas sociales. Por otro lado, plantear qué es ser niño actualmente, remite a su significación en los distintos momentos de la historia y a las generaciones que lo preceden.

En este sentido, el psicoanálisis plantea que la constitución sujetiva se produce a partir del otro, y cuando se produce su separación lo deja ligado para siempre a una estructura significante(3).

Las concepciones de la infancia actualmente, están delimitadas por una línea demarcatoria que pone en tela de juicio un futuro de integración. Narodowski las define como: la "infancia hiperrealizada" y la "infancia desrealizada" (Narodowski, 1999).

La primera es una infancia de la realidad virtual, con un acceso tecnológico que permite una satisfacción inmediata de los requerimientos de información, comunicación y demás. Niños que se preparan para proyectarse en el futuro, en donde esta instancia ya no le es desconocida. Con inserción institucional y el respaldo que esto implica. Una infancia contextuada y condicionada que tiende permanentemente a cubrir las faltas más elementales.

La infancia desrealizada muestra la otra cara de lo social, en donde viven parados en el hoy, con incertidumbre de sobrevivencia del mañana. Niños sin referentes ni solvencia afectiva que les permita imaginarse en un futuro. Excluidos institucionalmente. En general, a este grupo pertenecen los niños en contextos de pobreza, que se caracterizan por padecer precarizaciones subjetivas. Estas carencias también se dan a nivel de lo próximo al niño como es la familia.

Muchas de estos grupos abandonan el compromiso de funcionar como referente identitario e identificatorio y transfieren su responsabilidad en la educación y la salud. Por esta razón, la intervención clínica debe orientarse a darle un lugar simbólico al niño. Tal estrategia permite no culpabilizar a los padres de las consecuencias en sus hijos, sino ubicarlos en su función.

Dolto plantea que: "Nuestros niños son portadores de nuestro pasivo, de la dinámica no resuelta, de todo aquello que hemos vivido y rechazado" (1986)(4). Si se considera que las funciones parentales se despliegan e inciden en la constitución subjetiva, tanto en las historias particulares y cómo se combinan, bien podrían convertirse en una hipótesis de investigación. La idea sería si estas funciones han tenido cambios a lo largo de los años.

Notas

  1. Illick, J.E. La crianza de los niños en Inglaterra y América del Norte en el siglo XVII. En Historia de la infancia. Madrid. Alianza, 1987.
  2. Philippe Ariès (1987): El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen. Taurus .Madrid.
  3. Esta estructura está formada por lógicas de representaciones y significantes paternos que anteceden al niño y le dan ubicuidad a partir de su nominación. Lo primero que tiene un niño es un nombre nominado por otro. En el niño neurótico el síntoma es el vehículo indisoluble de los fantasmas de los padres, en donde se juegan identificaciones y modalidades de su sexualidad. El niño es un objeto ligado a la estructura del deseo y de los fantasmas de la función paterna y materna. El deseo inconsciente de los padres es mediatizado a través del lenguaje, por lo dicho o no dicho de un discurso, y se inscribe en el inconsciente del niño produciendo su efecto en el síntoma. Es lo que determina el lugar del niño en el discurso familiar.
  4. Dolto, F. (1986). La Dificultad de vivir, Tomo 2 Psicoanálisis/Sociedad. Cap. "Los derechos del niño" 1era. Edición 1982 Edit. Gedisa, Bs. As.

Bibliografía

  • Ariès, P. 'El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen'. Taurus. Madrid, 1987.
  • Ariès, P. 'La infancia. Revista de Educación', Nro. 254, 1993.
  • Cristina Corea, Ignacio Lewkowicz: "¿Se acabó la infancia?. Ensayo sobre la destitución de la niñez". Editorial Lumen/Humanitas, Buenos Aires, Argentina.
  • Gélis, Jacques "La individualización del niño" en Aries P. Y Duby, G. Historia de la vida privada , Taurus, Barcelona, 1984, Tomo 4.
  • Illick, J.E. La crianza de los niños en Inglaterra y América del Norte en el siglo XVII. En Historia de la infancia, capítulo 7. Pág. 371. Alianza. Madrid. 1987.
  • Levin, R.E. (1988). 'Analizan a un niño'. Psicoanálisis, Vol. X, 1988, nº 2.
  • Lloyd Demause. Historia de la infancia. En: 'Historia de la infancia'. Alianza. Madrid.
  • Médici de Steiner, C. 'Una historia de los psicoanalistas de niños a principios de siglo'. En Psicoanálisis de niños y adolescentes en América Latina. Vol. I. Lima, 1994.
  • Narodowski, Mariano "Docentes: intelectuales rigurosamente vigilados" Enfoques pedagógicos 4 (1), 1995.
  • Narodowski, Mariano "La pedagogía moderna en penumbras. Perspectivas históricas" Propuesta Educativa , Nro. 13, 1996.
  • Narodowski, Mariano Infancia y poder. La conformación de la pedagogía moderna. Aique, Buenos Aires, 1994.
  • Schwob, M. 'Vidas imaginarias. La cruzada de los niños'. México: Porrúa.1991.
  • Wirth Marwick, E. 'Naturaleza y educación. Pautas y tendencias de la crianza de niños en la Francia del siglo XVII'. En Historia de la infancia. Alianza, Madrid. 1987.
Descargar este artículoTamaño
satriano-n3-2008.pdf340.3 KB
Su voto: Ninguno Promedio: 4.4 (17 votos)

búsqueda de contenido en el sitio o en la web...